Atiendo gustoso la amable invitación, de mis amigos Amador Morales Arjona  y Juan Jose, para colaborar con este artículo, en el blog de Rocieros En El Mundo y dirija unas palabras a los lectores, tras mi reelección como Presidente de la Hdad Matriz de Ntra Sra del Rocío de Almonte 
Ante todo, he de dar gracias a Dios Ntro. Señor y a su Madre, la Virgen del Rocío, por haberme encomendado la honrosa tarea de Presidir la Hermandad Matriz, de regir sus destinos y los de la gran familia rociera, durante los próximos años, con la nueva Junta de Gobierno. A Ella nos encomendamos, para que nos conceda su protección maternal y nos guíe en el camino que hoy comenzamos.
Quiero aprovechar esta oportunidad, para transmitir mi saludo y mi afecto, a toda la familia Rociera, a sus Hermandades y Asociaciones, a todos los devotos de la Virgen, que contribuyen a la universalidad de esta multisecular devoción mariana.
Tras prestar juramento y tomar posesión del cargo, asumo esta tarea, con espíritu de diálogo y de servicio a mis hermanos y a todas las Hermandades del Rocío, buscando la unidad y fraternidad en esta gran Familia. 
Para la nueva Junta de Gobierno de la Hermandad, nuestro trabajo y prioridad será siempre el servicio a nuestros hermanos y a la Virgen. Las personas llamadas a desempeñar una responsabilidad en una Hermandad, estamos para servir y ayudar; tenemos que cumplir nuestro cometido desde la humildad y sencillez, sabiendo que tenemos que estar siempre agradecidos y que tenemos que responder constantemente de nuestras actuaciones ante los hermanos y ante la Virgen. 
En todo lo demás, el trabajo de esta Junta de Gobierno podría resumirse en lo siguiente: Caridad, Cultos y Formación. Todos tenemos el compromiso de seguir formándonos, como cristiano y rociero, para saber dar razón, de aquello en lo que creemos y de la devoción que llevamos dentro.
Y como Hermandad, plenamente conscientes de que somos una Asociación Pública de Fieles, hemos de hacer con nuestro trabajo diario, una profesión pública de fe. Tenemos que contribuir con nuestro ejemplo, y teniendo a María como modelo, a la nueva evangelización de España y del mundo, a la que todos estamos llamados, dando testimonio de nuestra Fe cristiana y defendiendo los postulados y el magisterio de la Iglesia, especialmente ahora, en los tiempos de relativismo que nos toca vivir.
Creo que quien con más acierto y autoridad, nos dejó trazado el camino a seguir, en nuestra labor al frente de la Hermandad, fue el ya Santo Juan Pablo II, en su histórica e inolvidable visita a este Santuario, el 14 de junio de 1993, cuando nos invitaba:

“… a hacer de este lugar del Rocío una verdadera escuela de vida cristiana, en la que, bajo la protección maternal de María, bajo sus ojos maternos, la fe crezca y se fortalezca…”

Hemos recibido una preciosa herencia, un tesoro de fe legado por nuestros mayores, del que tenemos que ser sus guardianes y custodios: la devoción a Mª Stsma. del Rocío, guardada celosamente por el pueblo de Almonte, y compartida con generosidad por sus devotos en todo el mundo. Ahora nos toca hacer honor a ese legado, y preservarlo para las generaciones futuras. Para ello, encomiendo desde ahora a Nuestra Madre, el trabajo de esta Junta de Gobierno; que Ella nos ilumine y nos conforte con el Rocío del cielo. Juan Ignacio Reales Espina 

… mas fotos del acto (clic aqui)